fbpx
17.2 C
Madrid
24 de junio de 2024
Brillando En La Oscuridad
Artículos Educativos

La doble jornada: madres trabajadoras y la lucha contra la ansiedad

banner

El reloj marca las 6:00  y María ya está en acción. Con una mano sostiene a su bebé que decide que hoy es un buen día para probar el yoga a las 6:05, mientras que con la otra mano responde correos urgentes del trabajo. Todo esto, mientras prepara el desayuno con la pericia de un chef con estrella Michelin, porque claro, hay que asegurarse de que los niños coman algo más que cereal de colores.

Después de dejar a los niños en la escuela (¡y no olvidar la lonchera en casa otra vez!), empeza el acto 2: María entra a la oficina con la energía de quien ha dormido ocho horas (aunque en realidad fueron cuatro) y asume su rol profesional con una sonrisa. Reuniones, presentaciones y llamadas que desafían la lógica del multitasking. En su escritorio, además del ordenador, hay un arsenal de juguetes para entretener a su hijo en caso de emergencia.

Sale del trabajo y se ponde al acto 3 del día: Sortea el tráfico como una piloto de Fórmula 1, porque el reloj no perdona: la escuela cierra en 15 minutos y los niños están contando los segundos para su libertad. Una parada rápida en el supermercado para comprar los ingredientes olvidados para la cena (¡otra vez sin la lista de compras!) y, finalmente, llega a casa.

Empeza el acto 4. Mientras supervisa los deberes escolares, cocina una cena digna de un restaurante de cinco estrellas, y de alguna manera también encuentra tiempo para escuchar los dramas escolares del día. ¿Cómo lo hace? Misterio absoluto.

La noche es un niño en el acto 5. Bañar a los niños, leer cuentos, escuchar historias de monstruos bajo la cama y, finalmente, apagar las luces. Cuando todos duermen, va María a recoger juguetes y limpiar la cocina. Por fin, alrededor de la medianoche, tiene un momento para sí misma. Y justo cuando se sienta para relajarse con su serie favorita… ¡Zzz! Hora de dormir.

6:00 de la mañana. La alarma suena otra vez…

Si alguna vez has sentido que los días son una maratón sin final, donde la línea de meta se mueve más rápido que tú, ¡no estás sola! Bienvenida al mundo de la doble jornada: ese arte circense donde las mujeres equilibran el trabajo remunerado con la labor no tan «remunerada» (pero igual de agotadora) del hogar. ¡Tachán!

La participación de las mujeres en el mercado laboral ha sido una de las grandes conquistas del siglo XX. Sin embargo, esta victoria viene con su propio conjunto de desafíos. La realidad es que, al llegar a casa, muchas mujeres enfrentan una segunda jornada laboral llena de tareas domésticas, cuidado de los hijos y otras responsabilidades familiares. Este fenómeno, conocido como la «doble jornada», no solo afecta la calidad de vida, sino que también tiene un profundo impacto en la salud mental de las mujeres.

En este artículo, exploraremos la evolución histórica de la participación de las mujeres en el trabajo, los estigmas acumulativos que enfrentan y cómo estos se relacionan con trastornos de ansiedad y depresión. También analizaremos estudios recientes sobre la doble jornada y la salud mental, así como las medidas que gobiernos y empresas han tomado para abordar esta problemática. Finalmente, te recomendaremos algunos libros y películas que profundizan en esta temática, para que puedas seguir explorando el tema desde diferentes perspectivas.

¿Listas? ¡Empezamos!

 1. Revisión Histórica: Mujeres en el Trabajo y su Doble Jornada

img la doble jornada 1 • https://brillandoenlaoscuridad.org/la-doble-jornada-madres-trabajadoras-y-la-lucha-contra-la-ansiedad/ • Artículos Educativos • ansiedad, depresión, identidad de género, trabajo •

La evolución de la participación de la mujer en el mercado laboral

Para entender la doble jornada, primero debemos mirar hacia atrás y ver cómo las mujeres han llegado a ocupar sus lugares en el mercado laboral. La participación de la mujer en el trabajo remunerado ha tenido un camino lleno de curvas y baches.

En el siglo XIX y principios del XX, la mayoría de las mujeres trabajaban en casa. Sin embargo, con la Revolución Industrial, comenzaron a surgir oportunidades laborales en fábricas y talleres. Aquí fue donde muchas mujeres comenzaron a ganar su propio dinero, aunque bajo condiciones de explotación y salarios bajos.

El cambio significativo llegó durante y después de las guerras mundiales. Con los hombres en el frente, las mujeres fueron llamadas a ocupar puestos en fábricas, oficinas y otros sectores. Rosie la Remachadora, el ícono de la mujer trabajadora durante la Segunda Guerra Mundial, simboliza este cambio. Sin embargo, cuando los hombres regresaron, se esperaba que las mujeres volvieran a sus roles domésticos, lo que provocó tensiones y conflictos sobre los roles de género.

En los años 60 y 70, el movimiento feminista trajo consigo un cambio cultural y social. Las mujeres lucharon por sus derechos laborales, igualdad de salarios y la posibilidad de hacer carrera. Fue una época de grandes avances legislativos, con leyes que promovieron la igualdad de género en el trabajo y el acceso a la educación superior.

La noción de la «doble jornada»: trabajo remunerado y trabajo doméstico

A medida que más mujeres se unieron a la fuerza laboral, surgió un nuevo desafío: equilibrar el trabajo remunerado con las responsabilidades del hogar. Este fenómeno fue bautizado como la «doble jornada» o «doble carga».

En muchas sociedades, las expectativas tradicionales sobre el rol de la mujer en el hogar no cambiaron tan rápido como su participación en el mercado laboral. Así, las mujeres empezaron a asumir dos roles: trabajadoras y amas de casa. Trabajar fuera de casa no eximía a las mujeres de las labores domésticas, y muchas veces se esperaba que fueran las principales responsables del cuidado de los hijos, la limpieza y la cocina.

Este escenario creó una enorme presión sobre las mujeres, que debían encontrar la manera de equilibrar ambas responsabilidades sin descuidar ninguna. La «doble jornada» no solo implica un esfuerzo físico adicional, sino que también afecta la salud mental, generando altos niveles de estrés y ansiedad.

María, esa mujer moderna que trabaja en una oficina y, al llegar a casa, se convierte en una versión de «Superwoman» sin capa pero con un delantal, puede estar en una videoconferencia de trabajo discutiendo estrategias de marketing mientras al mismo tiempo ayuda a sus hijos con la tarea de matemáticas y tiene una olla de sopa hirviendo en la cocina.

El problema de la doble jornada es como intentar hacer malabares con antorchas encendidas mientras caminas sobre una cuerda floja.

Y, por supuesto, sin red de seguridad. Aunque la sociedad ha avanzado mucho en términos de igualdad de género, la realidad de muchas mujeres sigue siendo esta mezcla frenética de responsabilidades profesionales y domésticas, al mismo tiempo en que el concepto de igualdad a veces se pierde en equívocos.

2. Estigmas Acumulativos en la Vida de una Mujer

La vida de una mujer está llena de expectativas y presiones sociales que, a menudo, se transforman en estigmas a lo largo de sus diferentes etapas de vida. Estos estigmas no solo afectan su bienestar emocional, sino que también pueden desencadenar problemas de salud mental como la ansiedad y la depresión. Veamos cómo estos estigmas se manifiestan en diferentes etapas de la vida de una mujer y cómo se relacionan con la doble jornada.

Infancia y adolescencia: expectativas de género y educación

Desde temprana edad, las niñas enfrentan expectativas de género que pueden ser limitantes. Se les enseña a ser amables, serviciales y responsables, mientras que a menudo se espera que los niños sean independientes y audaces. Estos roles de género tradicionales influyen en las oportunidades educativas y profesionales de las niñas.

Durante la adolescencia, las presiones se intensifican. Las jóvenes enfrentan expectativas sobre su apariencia, comportamiento y desempeño académico. Las investigaciones han demostrado que las niñas adolescentes son más propensas que los niños a experimentar ansiedad y depresión debido a estas presiones sociales y académicas.

Adultez temprana: la presión de equilibrar carrera y vida personal

Al entrar en la adultez temprana, las mujeres a menudo enfrentan el desafío de equilibrar sus aspiraciones profesionales con las expectativas sociales de formar una familia. El estigma aquí radica en la idea de que una mujer debe elegir entre su carrera y su vida personal. Aquellas que optan por concentrarse en su carrera pueden enfrentar críticas y cuestionamientos sobre cuándo «asentarse» y tener hijos.

Este dilema contribuye significativamente a la ansiedad y el estrés. Las mujeres que intentan hacer malabares con ambas responsabilidades pueden sentirse inadecuadas en ambas áreas, perpetuando un ciclo de culpa y agotamiento emocional.

img la doble jornada 6 • https://brillandoenlaoscuridad.org/la-doble-jornada-madres-trabajadoras-y-la-lucha-contra-la-ansiedad/ • Artículos Educativos • ansiedad, depresión, identidad de género, trabajo •Maternidad: la «supermujer» y la culpa materna

La maternidad trae consigo un conjunto único de estigmas y expectativas. La imagen de la «supermujer» que puede hacerlo todo – tener una carrera exitosa, ser una madre perfecta y mantener un hogar impecable – es una fantasía inalcanzable. Sin embargo, muchas mujeres sienten la presión de cumplir con este ideal.

La culpa materna es un fenómeno común, donde las madres sienten que nunca están haciendo lo suficiente por sus hijos, sin importar cuánto se esfuercen. Este sentimiento de insuficiencia puede llevar a altos niveles de estrés y ansiedad. Además, la «doble jornada» se intensifica durante la maternidad, ya que las responsabilidades del cuidado infantil y las tareas domésticas se suman a las demandas laborales.

Edad adulta y tercera edad: discriminación por edad y género

A medida que las mujeres envejecen, enfrentan nuevos estigmas relacionados con la edad y el género. La discriminación por edad puede hacer que las mujeres mayores se sientan menos valoradas en el lugar de trabajo, lo que puede afectar su autoestima y bienestar emocional. Además, muchas mujeres mayores asumen roles de cuidadoras para sus padres ancianos o sus nietos, sumando otra capa de responsabilidad a su «doble jornada».

La combinación de estas presiones y expectativas a lo largo de la vida puede llevar a un desgaste emocional y físico significativo. La ansiedad y la depresión son respuestas comunes a estos estigmas acumulativos, afectando la calidad de vida y la salud general de las mujeres.

* El arte de sacar a la luz la belleza que reside en el rostro de cada mujer, tantas veces oculta bajo capas de dolor.

En el imaginario, esa mujer que se levanta a las 6:00 para preparar el desayuno familiar digno de Instagram, luego corre a la oficina para ser la ejecutiva del año. Durante la pausa del almuerzo, está en una videollamada ayudando a sus hijos con la tarea, mientras con una mano revisa correos electrónicos y con la otra bate la masa para un pastel que debe llevar al club de padres. Y todo esto, sin despeinarse y manteniendo una sonrisa.

Las expectativas sociales pueden ser tan absurdas que, si las vemos desde una perspectiva humorística, nos damos cuenta de lo inalcanzables que realmente son. Esta visión ayuda a aliviar un poco la presión, recordándonos que no es posible ni necesario ser perfectas en todos los aspectos de la vida.

3. Estudios Recientes sobre la Doble Jornada y la Salud Mental

Para entender el impacto de la doble jornada en la salud mental de las mujeres, es fundamental revisar los estudios recientes que han analizado esta problemática. A lo largo de los años, numerosas investigaciones han evidenciado la relación entre la doble jornada y el bienestar psicológico, revelando hallazgos cruciales sobre cómo esta carga afecta la vida de las mujeres.

Impacto en la Salud Mental

Un estudio realizado por la Universidad de Cambridge encontró que las mujeres que cumplen con una doble jornada tienen un 40% más de probabilidades de experimentar síntomas de ansiedad y depresión en comparación con aquellas que no tienen responsabilidades laborales y domésticas simultáneamente. Este hallazgo subraya la carga emocional que representa intentar equilibrar las demandas de ambos frentes.

Otro estudio publicado en el Journal of Occupational Health Psychology destacó que las mujeres con doble jornada experimentan niveles más altos de estrés crónico, lo que puede llevar a problemas de salud a largo plazo, como enfermedades cardiovasculares y trastornos del sueño. Este estrés crónico se debe a la falta de tiempo para el descanso y la recuperación, lo que incrementa el agotamiento emocional y físico.

Efectos en el Sentido de Realización Personal y Profesional

Aunque la doble jornada puede ser extenuante, algunos estudios han sugerido que puede haber un sentido de realización personal al cumplir con múltiples roles. Sin embargo, este sentimiento positivo depende en gran medida del nivel de apoyo que las mujeres reciben en su entorno laboral y familiar.

Investigaciones de la Universidad de Harvard han mostrado que las mujeres que reciben apoyo significativo de sus parejas, empleadores y redes sociales reportan una mayor satisfacción tanto en su vida personal como profesional. El estudio señala que la percepción de equilibrio y apoyo puede mitigar algunos efectos negativos de la doble jornada, promoviendo un sentido de logro y satisfacción.

Diferencias entre Sectores y Regiones

El impacto de la doble jornada no es uniforme y varía considerablemente según el sector laboral y la región geográfica. En países nórdicos como Suecia y Noruega, donde las políticas de conciliación laboral y familiar son más avanzadas, las mujeres reportan menores niveles de estrés asociado a la doble jornada. Esto se debe a políticas gubernamentales que promueven la igualdad de género en el trabajo y la familia, como permisos parentales generosos y horarios laborales flexibles.

Por otro lado, en regiones donde estas políticas son menos desarrolladas, como en algunos países de América Latina y Asia, las mujeres enfrentan mayores desafíos. Un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) reveló que las trabajadoras en estos países reportan mayores niveles de agotamiento y menor satisfacción laboral debido a la falta de apoyo y recursos para equilibrar sus responsabilidades.

img la doble jornada 3 • https://brillandoenlaoscuridad.org/la-doble-jornada-madres-trabajadoras-y-la-lucha-contra-la-ansiedad/ • Artículos Educativos • ansiedad, depresión, identidad de género, trabajo •

Y si… María fuera una científica social que decide investigar el impacto de la doble jornada en su propia vida. En lugar de un laboratorio tradicional, su «laboratorio» es su casa, con los hijos, una montaña de ropa para lavar y correos electrónicos del trabajo que no dejan de llegar. María intenta mantener un diario de sus niveles de estrés, pero cada vez que empieza a escribir, su gato derrama el café sobre el papel o su hijo pequeño decide usar el cuaderno como su nuevo libro para colorear.

Los estudios académicos pueden parecer serios y llenos de estadísticas, pero detrás de cada número hay historias de mujeres reales que navegan el caos diario con humor y resiliencia. A veces, una buena carcajada es el mejor antídoto contra el estrés.

4. Medidas de Gobiernos y Empresas para Abordar el Problema

Para mitigar los efectos negativos de la doble jornada en la salud mental y el bienestar de las mujeres, tanto los gobiernos como las empresas han implementado diversas medidas. A continuación, analizamos algunas de estas iniciativas y su efectividad.

Políticas Gubernamentales y su Efectividad

Muchos gobiernos han reconocido la importancia de abordar la doble jornada y han introducido políticas para apoyar a las mujeres trabajadoras. Algunas de las medidas más efectivas incluyen:

1. Licencia Parental Generosa: Países como Suecia, Noruega y Finlandia ofrecen generosas licencias parentales tanto para madres como para padres. Estos permisos no solo permiten a las mujeres recuperarse y cuidar de sus hijos recién nacidos, sino que también fomentan la participación de los hombres en el cuidado infantil, ayudando a equilibrar la carga doméstica.

2. Horarios Laborales Flexibles: En varios países europeos y en algunos estados de Estados Unidos, las leyes permiten a los empleados solicitar horarios laborales flexibles. Esta flexibilidad ayuda a las mujeres a equilibrar mejor sus responsabilidades laborales y familiares, reduciendo el estrés y la ansiedad asociados con la doble jornada.

3. Subsidios para el Cuidado Infantil: Países como Francia y Alemania proporcionan subsidios para el cuidado infantil, lo que facilita a las madres trabajadoras encontrar y pagar servicios de guardería de calidad. Este apoyo financiero puede aliviar significativamente la carga de la doble jornada, permitiendo a las mujeres concentrarse en su trabajo sin preocuparse constantemente por el cuidado de sus hijos.

Iniciativas y Programas de Empresas

Además de las políticas gubernamentales, muchas empresas han adoptado prácticas que apoyan a las mujeres trabajadoras. Algunas de las iniciativas más destacadas incluyen:

1. Programas de Bienestar y Salud Mental: Empresas como Google y Microsoft han implementado programas de bienestar que incluyen acceso a servicios de salud mental, asesoramiento y programas de reducción del estrés. Estos programas no solo benefician a las empleadas, sino que también mejoran la productividad y la moral general de la empresa.

2. Guarderías en el Lugar de Trabajo: Algunas compañías, como Patagonia y Goldman Sachs, ofrecen servicios de guardería en el lugar de trabajo. Esta medida permite a las madres trabajadoras estar cerca de sus hijos durante el día, reduciendo el estrés relacionado con el cuidado infantil y facilitando el retorno al trabajo después del permiso de maternidad.

3. Políticas de Teletrabajo: La pandemia de COVID-19 ha acelerado la adopción de políticas de teletrabajo en muchas empresas. El trabajo remoto ha demostrado ser una herramienta eficaz para ayudar a las mujeres a gestionar su doble jornada, proporcionando la flexibilidad necesaria para equilibrar sus responsabilidades laborales y familiares.

Ejemplos de Mejores Prácticas a Nivel Global

Algunas regiones han destacado por sus enfoques innovadores y efectivos para abordar la doble jornada. A continuación, presentamos algunos ejemplos:

1. Islandia: Este país ha implementado políticas de igualdad de género que incluyen una licencia parental igualitaria y leyes que exigen igualdad salarial. Estas medidas han resultado en una mayor participación de los hombres en las tareas domésticas y un menor estrés para las mujeres trabajadoras.

2. Japón: A pesar de su cultura laboral tradicionalmente rígida, Japón ha comenzado a introducir reformas para mejorar el equilibrio entre el trabajo y la vida personal. Las empresas japonesas están adoptando políticas de teletrabajo y horarios flexibles para apoyar a las mujeres trabajadoras, aunque todavía queda un largo camino por recorrer.

3. Canadá: Con políticas de licencia parental compartida y subsidios significativos para el cuidado infantil, Canadá ha sido un modelo a seguir en términos de apoyo a las familias trabajadoras. Estas medidas han permitido a las mujeres canadienses participar más plenamente en la fuerza laboral sin sacrificar su bienestar mental y familiar.

Las medidas de apoyo no solo facilitan la vida de las mujeres, sino que también crean un ambiente laboral más feliz y productivo. Al final del día, el objetivo es lograr un equilibrio saludable que permita a las mujeres prosperar tanto en sus carreras como en sus vidas personales.

5. Recomendaciones de Libros y Películas

Para quienes deseen profundizar en la temática de la doble jornada, la salud mental y las experiencias de las mujeres trabajadoras, aquí presentamos algunas recomendaciones de libros y películas que abordan estos temas con perspicacia y empatía.

Libros:

1. «Mujeres que corren con los lobos» de Clarissa Pinkola Estés
Este libro es una recopilación de mitos, cuentos de hadas y leyendas que exploran la psique femenina y su resiliencia. Clarissa Pinkola Estés, una psicoanalista junguiana, ofrece una interpretación profunda y poética de estas historias, resaltando cómo las mujeres pueden encontrar fuerza en su naturaleza salvaje e instintiva. Aunque no trata específicamente sobre la doble jornada, ofrece una visión enriquecedora sobre la lucha interna y el empoderamiento de las mujeres.

2. «Lean In: Women, Work, and the Will to Lead» de Sheryl Sandberg
La directora operativa de Facebook, Sheryl Sandberg, explora las barreras que enfrentan las mujeres en el lugar de trabajo y ofrece consejos prácticos para superarlas. Sandberg aborda temas como la negociación salarial, el equilibrio entre la vida laboral y personal, y la importancia de las redes de apoyo. Este libro es una lectura inspiradora para cualquier mujer que busque avanzar en su carrera sin sacrificar su bienestar personal.

3. «La mujer invisible» de Caroline Criado Pérez
Este libro investiga cómo los datos y las estadísticas a menudo pasan por alto las necesidades y experiencias de las mujeres, perpetuando desigualdades en todos los ámbitos de la vida, incluido el trabajo. Caroline Criado Pérez presenta una investigación minuciosa sobre cómo la falta de representación femenina en los datos afecta negativamente a las mujeres y ofrece soluciones para crear un mundo más equitativo.

Películas:

1. «El diario de Bridget Jones»
Aunque esta comedia romántica no trata directamente sobre la doble jornada, ofrece una mirada humorística y honesta a las presiones y expectativas que enfrentan las mujeres solteras y trabajadoras. Bridget Jones, interpretada por Renée Zellweger, navega por su carrera, sus relaciones y su vida personal con una mezcla de torpeza y encanto que resonará con muchas mujeres.

2. «Una mujer fantástica»
Esta película chilena dirigida por Sebastián Lelio cuenta la historia de Marina, una mujer transgénero que enfrenta el duelo por la muerte de su pareja y la discriminación de la sociedad. Aunque la trama principal no se centra en la doble jornada, «Una mujer fantástica» aborda temas de identidad, resiliencia y la lucha por la aceptación, ofreciendo una perspectiva poderosa sobre las experiencias de las mujeres marginadas.

3. «Erin Brockovich»
Basada en una historia real, esta película protagonizada por Julia Roberts narra la lucha de Erin Brockovich, una madre soltera que se convierte en una defensora legal contra una gran corporación responsable de la contaminación del agua. La película destaca la tenacidad y el coraje de una mujer que equilibra su papel de madre con su misión de justicia, ejemplificando la esencia de la doble jornada.

Artículos Relacionados

Valora este artículo

  • El tema es interesante
  • Claro y fácil de entender
  • Aprendí algo
  • Agrega valor a mi vida
  • Quiero más como este